La situación del sector tecnológico

COVID-19

Atentos a la actual situación sanitaria mundial, desde CIIECCA consideramos de suma importancia que todos llevemos adelante prácticas sociales que tiendan a disminuir el incremento de contagios por COVID-19, con el objetivo de que la situación en nuestro territorio nacional pueda ser lo más controlada posible.


La coyuntura plantea desafíos en todos los sectores de la sociedad, siendo el cuidado de la vida el principal. Asimismo, no debemos descuidar la salud de las empresas  a fin de garantizar los puestos laborales en los próximos meses, teniendo como foco principal el sustento económico de las familias. CIIECCA representa a 103 empresas del sector tecnológico, que implica 4800 puestos de trabajo en forma directa y 9000 en forma indirecta.


Dentro del sector tenemos tres realidades, la de aquellas empresas que por sus modalidades de trabajo pueden continuar sus proyectos, las que frente a esta situación están trabajando para mantener la cadena productiva de insumos críticos y finalmente las industrias que no están trabajando ya que tienen su línea productiva totalmente paralizada. El 80% de las empresas asociadas a esta entidad se encuentran en el tercer grupo y ven con mucha preocupación que hasta ahora la única respuesta a esta coyuntura (que claramente excede a nuestro sector) sea la de tomar un crédito, es decir endeudarse.


Es por ello que hemos puesto a consideración de autoridades gubernamentales las siguientes medidas que consideramos constituyen un paquete completo para afrontar la realidad actual:


  • En caso de un cese de la actividad industrial obligado para contener la pandemia, la eliminación o reducción de las contribuciones patronales de colaboradores de las empresas durante dicho período.

  • Subsidio a la nómina salarial al 50% para las empresas que se comprometan a mantener los puestos de trabajo por un mínimo de tres meses.

  • Eliminación (o en su defecto reducción) durante un período de al menos 5 meses de impuestos nacionales, provinciales y municipales.

  • Acompañamiento crediticio a las empresas industriales con tasas negativas.

  • Acompañamiento de las entidades empresarias a empresas con conflictos gremiales originados por la caída de la actividad industrial.

  • Utilización del crédito fiscal para pagar cualquier tipo de impuesto nacional.

  • Agilidad en la cobranza de bonos de bienes de capital, reintegros y regímenes similares.

  • Regularización de las deudas del Estado con las empresas.

  • Habilitación de trámites simplificados y a distancia para la administración pública.

  • Eliminación de las retenciones a la importación de bienes industriales.


Estas medidas se entienden sólo en la situación actual, donde se combinan factores muy diversos tales como la caída del consumo interno, la disminución de horas de trabajo al aplicar los protocolos necesarios para hacer frente al COVID-19, los problemas para el ingreso de insumos productivos y la actual crisis macroeconómica general, y estamos convencidos que el trabajo asociativo y colaborativo entre el sector público y privado es clave para superarla.